Vanguardia al Servicio de tu Salud   

  Algunos Servicios  
 
 
  Nos interesa tu opinión  

Nombre:

Correo:

Comentarios:

 
Ponte a prueba
Organismo que por primera vez muestra la capacidad para el reconocimiento de lo no propio:
Aves
Mamíferos
Tunicados
Corales
Esponjas
 
Próximamente: Agréganos como fuente RSS Agréganos como funte RSS y recibe noticias y actulizaciones.
Próximamente: Agréganos a iGoogle Añade a FuturaMédica a iGoogle.
Próximamente: Agréganos a MyYahoo Aprovecha MyYahoo y dejanos formar parte de tu espacio.
REFLEXIONES SOBRE LA DIABETES
DR. RICARDO MORENO GARCÍA
El Médico que atiende pacientes con diabetes mellitus debe considerar que al tratar a un paciente con esta patología tiene en sus manos la posibilidad de mejorar, no solo la enfermedad de una persona, sino también de toda la familia, y aun mas allá la de la población en general, e influir en el nivel de la salud pública, esto debido a que la diabetes es la enfermedad no transmisible más frecuente y severa por la diversidad de sus complicaciones agudas y crónicas. El impacto en las dinámicas familiares y sociales es mayúsculo, y su repercusión en el ámbito económico tanto familiar como en los sistemas de salud públicos, es inigualable. En América Latina, México, es el país con mayor número de personas portadoras de diabetes mellitas, estimándose un número de 4.4 millones de personas. Cuando comparamos las prevalencias de la diabetes tipo 1 con la tipo 2, innegablemente la diabetes mellitus tipo 2 representa más del noventa por ciento del total de casos a nivel mundial, sin embargo la importancia de la diabetes tipo 1 radica en que es una de las enfermedades crónicas más frecuente en la niñez. Aun cuando el continente europeo es la región que alberga al mayor número de pacientes con diabetes tipo 1 norteamérica se encuentra en segundo lugar. Ahora bien el comportamiento de la diabetes mellitus tipo 2 durante las ultimas tres décadas la ha catalogado como una epidemia, o mejor dicho como una verdadera pandemia, sin distingo del desarrollo industrializado o no de los países. Definitivamente no ha sido un solo factor el causante del incremento de los casos de diabetes, debemos considerar que se ha tratado de una serie de circunstancias las que han influido para que nuestra población desarrolle el problema de diabetes. La falta de actividad física por la industrialización, los medios de comunicación que han hecho que la gente se acerque a lo que quiere y necesite con un “clic” en la computadora, las largas jornadas laborales, la industria alimenticia que ha acercado a la gente comida energéticamente inadecuada, pero de rápido acceso. Si analizamos otro punto el incremento de la longevidad de la población por el éxito en el control de enfermedades ha favorecido el acrecentamiento en la prevalencia de la diabetes. Incluso contamos con hipótesis como la del Gen Ahorrador, sin embargo básicamente el estilo de vida sedentario y la alta ingesta de comida con gran valor energético sin valor nutricional, son puntos que debemos tomar en cuenta para que como profesionales de la salud incidamos en ellos y tratemos a nuestros pacientes de manera total. Este artículo no pretende realizar una revisión de los criterios de diagnóstico y de las guías terapéuticas actuales, pues estas serían motivo de un libro y afortunadamente se encuentran al alcance de todo médico, sin embargo enumeraré algunos puntos que debemos considerar para dar un seguimiento adecuado del paciente y que por ende tenga un control adecuado que repercuta en una calidad de vida que puede ser mejor que la de una persona que no tenga diabetes. Como todo medico sabe, debemos tratar a nuestros pacientes con diabetes con la mentalidad de prevenir o retrasar la complicaciones crónicas que son las causantes de desgastes en las relaciones familiares, laborales y sociales desde el punto de vista físico, psicológico y económico, por lo tanto el seguimiento que a realizar en las consultas a las que debe acudir el paciente en un año incluyen lo siguiente: Consultas por lo menos cada tres meses con el médico encargado del tratamiento medicamentoso (endocrinólogo, médico internista, médico general, médico familiar, etc.), presentando al menos una prueba de hemoglobina glucosilada y tarjeta de automonitoreo, para valorar el resultado del tratamiento y en su caso poder hacer las modificaciones pertinentes. Consulta con su nutriólogo, con el propósito de controlar el peso del paciente y enseñarle que la alimentación sin duda modifica su estado glicémico; esta consulta debe ser por lo menos cada mes durante los primeros seis meses, con la finalidad de que modifique hábitos alimenticios y aprenda a comer de manera adecuada, involucrando a toda la familia quien apoyará los cambios para que sean permanentes e indiscriminatorios, con esto el médico además está realizando medicina preventiva en los familiares quienes además tiene el riesgo de desarrollar diabetes. Consulta con el odontólogo, al menos una vez por año, la enfermedad periodontal es muy frecuente entre los pacientes con diabetes y mucha veces se nos olvida, siendo que esta puede ser la causa de descontrol glicérico en el paciente. En el caso de las mujeres consulta con el ginecólogo una vez por año, recordemos que incluso enfermedades ginecológicas pasan inadvertidas por algún tiempo en este tipo de pacientes. Consulta con el oftalmólogo una vez por año, no se nos olvide que la retinopatía nos orienta en el grado de microangiopatía en el que está el paciente y va de la mano con la nefropatía. Consulta con el cardiólogo una vez al año o al menos la realización de un electrocardiograma, recordemos que el cincuenta por ciento de los pacientes al momento de realizarle el diagnóstico tienen enfermedad coronaria. Dentro de los exámenes de laboratorio debemos contar con: Glucemia en ayuno, hemoglobina glucosilada, tarjeta de automonitoreo, perfil de lípidos, ácido úrico, pruebas de función renal y biometría hemática. Consulta con el educador en diabetes, quien, mediante un proceso de educación, articulará la atención médica con las necesidades, habilidades y actitudes del paciente, mediante un proceso interactivo y de colaboración mutua para que el paciente desarrolle la capacidad de automanejo adecuado de su padecimiento. Por último y en caso de ser necesario hasta la orientación y vigilancia por un preparador físico. Dentro de la literatura especializada podremos encontrar una serie de enormes listados de acciones a realizar en la consulta y que varia de acuerdo a los diferentes autores, sin embargo esto que he presentado aquí es lo mínimo indispensable, aunque debemos recordar que la medicina no es una receta de cocina y que estamos comprometidos a individualizar a nuestro paciente, priorizar y tomar las decisiones sustentadas. Reflexionemos y concluyamos. El manejo del paciente con diabetes es complejo y frustrante para el médico, por el gran porcentaje de pacientes en descontrol, abramos pues nuestras mentes hacia un manejo multi e interdisciplinario del paciente, hacia un manejo en equipo, con la participación de médicos endocrinólogos, internistas, generales, familiares, oftalmólogos, cardiólogos, así como odontólogos, nutriólogos y educadores en diabetes, recordemos que nuestro paciente con diabetes no solo tiene problemas para regular su azúcar, sino que es un paciente con múltiples problemas de salud y que los factores desencadenantes fueron varios, por lo que el enfoque del manejo del paciente tiene que ser mucho mas amplio del que hemos venido haciendo tradicionalmente, rompamos entonces nuestros paradigmas de atención médica.
Ver todos los artículos    |    Ver artículo completo
 
Videoteca
Algunos otros videos
Distribución de medicamentos
Tabaquismo
Transporte de Dióxido de Carbono
Anatomía del cerebro
Ver todos los videos
Marvel Ear
 
   
 
Todos los Derechos Reservados FuturaMédica 2009
Diseño y Desarrollo Future.NET